¿Qué hacer con la búsqueda de empleo en verano?

Cuando pensamos en verano se nos viene a nuestra mente una gran cantidad de imágenes.  Imágenes asociadas al mar, a la montaña, a puestas de sol, a viajes soñados, a reuniones familiares, a barbacoas con amig@s, a risas de niñ@s, a sorprendentes paisajes, a senderos explorados, a deportes olvidados, a deliciosos helados, a ricas tapas, a majestuosos  monumentos, a estimulante actividad o al gran merecido relax.

Sea como fuere, es un momento del año distinto, un momento que esperamos con cierta ansiedad, donde la rutina pasa a un segundo lugar y donde lo “diferente” pasa a ser la prioridad.

Y con nuestra búsqueda de empleo, ¿qué hacemos? ¿Es hora de parar y tomarse un “kit-kat” o por el contrario continuar?

La respuesta únicamente la puedes dar TÚ.

Esta pregunta podemos plantearla siempre que hayamos realizado una búsqueda de oportunidades planificada, organizada, eficaz y teniendo un objetivo profesional  claro y realista.

Si ha sido así, tomar un pequeño descanso para recargar energías es totalmente necesario y recomendable. Volveremos a retomar nuestro camino con motivación, ilusión y con nuevas experiencias que nos ayudarán a enriquecer nuestra búsqueda.

Pero, ¿y si no ha sido así?, quizás ésta sea una buena ocasión para realizar un minucioso análisis de todo nuestro recorrido en los meses anteriores.

Para ello, aprovecharemos la estación estival para:

  • Repasar todo nuestro plan de acción.
  • Comprobar y analizar los resultados obtenidos.
  • Reformular los elementos a mejorar o cambiar.
  • Añadir, crear o introducir variables nuevas en el plan.
  • Y por último aprovechar cualquier oportunidad para poner en práctica ese nuevo planteamiento elaborado.

¿Fácil? Ya te digo que fácil no es, pero si muy necesario, e incluso puede que haya cambiado a lo largo del camino tu objetivo profesional inicial y ahora te estés planteando otro totalmente distinto, enmarcado en otro sector o perfil profesional. Por ello, también te animo a que reflexiones sobre él, utilizando para ello el análisis DAFO (debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades), herramienta que te ayudará a profundizar en tu personalidad.

Con este análisis nos hacemos las siguientes preguntas:

  • ¿Cuáles son mis DEBILIDADES?

En este punto nos centraremos en los aspectos a mejorar, ésos que van desde, por ejemplo,  el tipo de  actitud ante la búsqueda de empleo, hasta la falta de conocimientos en alguna área concreta (idiomas). Convertir las debilidades en fortalezas sólo depende de ti.  ¿Quieres hacerlo?, pues ¡manos a la obra!

  • ¿Cuáles son mis AMENAZAS?

En el mercado laboral nos encontramos con amenazas, factores totalmente externos a nosotr@s que obstaculizan nuestra búsqueda (demanda de nuestro perfil, situación del mercado laboral, competencia, etc). ¿Controlarlas?, imposible, ¿eliminarlas?, menos aún, pero si podremos desde nuestro ámbito de actuación identificarlas para abordarlas de la manera más eficaz.

  • ¿Cuáles son mis FORTALEZAS?

Llegamos a la parte que más nos gusta, explorar, desarrollar y mostrar todas las “armas” de las que disponemos. En este punto, como si fuésemos un pavo real, debemos desplegar todos nuestros encantos. Conocerlos, identificarlos y mostrarlos conducen a enmarcar  nuestro perfil y focalizar toda nuestra energía y esfuerzo.

  • ¿Cuáles son mis OPORTUNIDADES?

Es evidente que éste aspecto es crucial en nuestro análisis. Conocer las  oportunidades reales que existen en el mercado de trabajo nos conducen a ser realistas con nuestro objetivo, pero además tomamos conciencia de la evolución actual del mercado. Evolución en las nuevas tendencias y nuevos sectores emergentes de empleo. Estas características benefician tu búsqueda de empleo y se convierten en oportunidades a aprovechar.

Las respuestas a estas preguntas permiten elaborar un mapa que refleja nuestra propia esencia y nuestro propio “yo”. Sobre él trabajaremos y construiremos nuestro objetivo marcado. Ese mapa será la antesala de nuestro plan de acción y marcará todos nuestros pasos a seguir.

Todo este trabajo supone esfuerzo, motivación y energía, por este motivo el verano puede ser  la estación del año idónea, para ocuparse de él.

Tod@s sabemos que sectores como el turismo, hostelería y restauración “hacen su agosto” y nunca mejor dicho, en ésta temporada,  es decir, son sectores donde aumenta el número de ofertas y puestos a cubrir. Puestos ofertados que van desde camarer@ hasta instructor o instructora de buceo. Cuando tu búsqueda se enmarca en estos sectores, estás de enhorabuena porque es ahora donde tus oportunidades de inserción aumentan. Es el momento de estar alerta y emplear todos los recursos y herramientas para dar a conocer tu propuesta.

Si por el contrario, perteneces a sectores donde la actividad laboral ha disminuido, te recomiendo, si no hiciste los deberes durante el año, que ahora aproveches la oportunidad para repasar todo tu plan de acción y mejorar aquellos aspectos que consideres oportunos, tal y como te he detallado anteriormente.

Independientemente del sector o perfil profesional al que pertenezcas, recuerda que no existe búsqueda de empleo eficaz hasta que no…

Te deseo un ¡Feliz Verano!

En este artículo he tenido el lujo de contar con dos colaboraciones muy especiales. Dos colaboradores que han mostrado su ilusión, esfuerzo, compromiso, trabajo en equipo y cómo no, su Talento. Mil gracias a mis hijos Miguel Ángel (11 años) y Alejandro (8 años) por vuestra ilustración y por vuestro precioso regalo.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.